Design a site like this with WordPress.com
Get started

CURANDERAS: MUJERES MAYAS RESISTENIENDO LA VIOLENCIA A TRAVÉS DEL TEATRO Y LAS ARTES ESCÉNICAS

This image has an empty alt attribute; its file name is limpia-las-curanderas-2.jpg
La Limpia

Esta es la imagen que inspiró mi tema de tesis y este proyecto de archivo visual. Lo considero un momento mágico. Un momento de despertar. Una limpia personal se podría decir. Esta foto es una escena de la obra “Fiesta Convite” del grupo de teatro Las Curanderas que se presenta en Xela en Julio del 2018.

Origen

Estoy sentada entre luz tenue en el teatro municipal de Xela, departamento de Quetzaltenango, Guatemala. El escenario es íntimo. El escenario y el público están separados por hileras de flores con hierbas, que juntas forman un marco divisor. Dentro de este marco, hay cuatro mujeres con máscaras que representar diferentes personajes dentro de la narrativa. Las decoraciones del techo hechas de papel de colores cuelgan sobre sus cabezas y contrastan con sus huipiles y cortes. El colorido escenario y las decoraciones colgantes proyectan una sensación de festividad, ya que a menudo se usa para fiestas de cumpleaños o incluso fiestas públicas en muchos pueblos de América Central.

De repente un profundo silencio invade el teatro. Frente a mí, está una de las actrices, que lleva la máscara que simula el rostro de una anciana. Las prominentes arrugas marcadas en su rostro y el trozo de tela envuelto alrededor de su cabello le dejan saber al público que tal vez sea una sanadora, una chamán o, como la llamaremos aquí, una curandera. Ella está haciendo —una limpia— para la actriz que usa la máscara de una mujer más joven.

En esta escena, la mujer más joven está pidiendo ayuda desesperadamente mientras lucha por desaprender y confrontar formas de violencia internalizadas (principalmente racismo y misoginia). Durante años, las experiencias de violencia han intensificado su sentido de odio a sí misma y el sentimiento constante de ser una “mujer sucia”. Mientras repite con una voz quebrantada “me siento sucia”, toca su cuerpo como si no fuera el suyo. Cuanto más repite la frase, más parece que no se reconoce a sí misma. “Me siento sucia. Me siento sucia. Me siento sucia “.

Mientras el público presencia la lucha interna de esta mujer en medio del escenario, la curandera la rodea. En círculos, y paso a paso, comienza a alejarse lentamente de la mujer y se expande para acercarse más a la audiencia. Mientras la curandera realiza la limpia, declara con voz vibrante:

“Ellos saben dónde golpearnos”

“Nos golpearon donde más duele, pero en lugares escondidos, para que la gente no se dé cuenta”

“Nos encierran hasta que el moretón se haya curado, para que nadie se dé cuenta”

“Nos golpearon en las piernas, así que ya no se puede caminar”.

“Nos golpearon en la cabeza, así que ya no se puede pensar”

“Nos golpearon en el estómago y ya no se puede respirar”.

– (Rendimiento Fiesta Convite, 2018)

Mientras camina, estas frases flotan en el aire y el público se enfrenta a la omnipresencia de la violencia vivida por los personajes. El tono de la curandera es de denuncia, pero también de autorreflexión. Pienso, ¿Está realizando una limpia, no solo para la mujer que ha internalizado esta violencia, sino también para nosotros? La audiencia. ¿Cuáles serían las implicaciones de tener una limpia para el cuerpo social de Guatemala, una nación que todavía enfrenta el trauma de una guerra civil de 36 años?

De repente, una energía pesada invade la sala, miro a mi alrededor, pero no puedo distinguir a nadie en la audiencia. Es como si no estuvieran allí. De alguna forma, la habitación se ha vuelto más oscura, y me encuentro respirando profundamente desde la boca del estómago para tomar aire desesperadamente mientras las palabras flotan repetidamente en el espacio del escenario, llenando los rincones oscuros de la habitación. Siguen flotando a mi alrededor así:

“Nos golpearon en el estómago y ya no se puede respirar”.

“Nos golpearon en el estómago y ya no se puede respirar”.

“Nos golpearon en el estómago y ya no se puede respirar”.

Respiros profundos.

Esta fue la primera vez que ví la obra Fiesta Convite del grupo de teatro Las Curanderas en Julio del 2018. En ese momento no tenía idea que se convertiría en una parte clave en mis búsquedas académicas al tratar de entender por qué la violencia contra las mujeres es tan prominente en América Latina. Esta actuación me conmovió tanto que decidí averiguar más al respecto, y así es como nació este proyecto. Actualmente estoy realizando una investigación para mi proyecto de disertación, pero también quería crear una plataforma en línea como un espacio para reflexionar sobre estos proceso con imágenes y ensayos cortos. El objetivo principal es hacer que esta información sea fácilmente accesible al público y compartir por medio de esta plataforma, algunas imágenes y artículos de opinión para visibilizar el increíble trabajo que las artistas Mayas y Mestizas están haciendo en las artes escénicas de Guatemala.

Los objetivos generales de este proyecto de blog son:

  1. Documentar y visibilizar a las artistas de teatro de mujeres Maya Kaqchikel y Mestiza en Guatemala con respecto a sus denuncias de violencia contra sus cuerpos y sus conceptualizaciones de curación a través de su praxis teatral.
  2. Crear un archivo histórico que sea accesible y que reconozca a mujeres Mayas y Mestizas  artistas como agentes activas de cambio social de quienes podemos aprender y colaborar para crear futuros más justos y menos violentos para todos.
  3. Honrar el proceso de investigación tanto como los resultados / hallazgos finales, ya que esta es una experiencia de aprendizaje en la que también estamos experimentando como trabajar juntas y qué implica realmente la colaboración en nuestros propios contextos.
This image has an empty alt attribute; its file name is dsc0866.jpg
Igualdad

Esta foto fue tomada camino a Santa María de Jesús después del desfile del Día de la Independencia donde niños y jóvenes de escuelas cercanas marchan por las calles. Me encantó este grupo de chicas que exigían igualdad, justicia, respeto y amor. Foto tomada el 13 de septiembre de 2019.
This image has an empty alt attribute; its file name is dsc_0553.jpg
Copal en la procesión

Procesión en Santa María de Jesús en honor al dulce nombre de la Virgen María, una de las principales celebraciones del pueblo el 12 de septiembre de 2019. Esta imagen me hizo pensar, ¿cómo sería una limpia espiritual colectiva? tal vez esto es una pincelada de ello.

Relevancia

La Guerra Civil de Guatemala (1960-1996) resultó en un estimado de 250, 000 víctimas (muertes y desapariciones). La Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH) ha demostrado que el Estado guatemalteco se involucró, no solo en la persecución política, sino también en prácticas racistas y genocidas contra la población Maya. La CEH concluye en su informe:

La evidencia a lo largo de la historia guatemalteca, y con especial crueldad durante el conflicto armado, tiene sus raíces en la violencia que fue dirigida fundamentalmente por el estado contra los marginados, los pobres, pero sobre todo, la población Maya, así como contra aquellos que lucharon a favor de justicia social. (Comisión para el Esclarecimiento Histórico, 2004)

Los efectos persistentes de esta violencia los han sentido especialmente las mujeres indígenas en Guatemala como viudas y/o como objetivos principales de la violencia militar y estatal contra sus cuerpos. Según Jean Franco, la raza y el origen étnico desempeñaron un papel crucial en el uso que hizo el estado de la violencia sexual contra los civiles. “En Guatemala, de los 30,000 muertos, la mayoría eran Mayas. Aunque no hay forma de saber el número exacto de violaciones cometidas durante las guerras, ambas Comisiones de la Verdad reconocieron que la mayoría de las mujeres violadas eran indígenas con un 88.7 por ciento en Guatemala ”(Franco, 2007, p. 24).

La destacada académica Maya Emma Chirix ha conceptualizado las formas en que estas relaciones de poder tienen lugar en los cuerpos de las mujeres Mayas que va más allá de la dinámica de la guerra civil y se remonta al período colonial. Chirix dice:

Los invasores concibieron diferentes cuerpos desiguales y se apropiaron de los cuerpos de las mujeres como objetos sexuales, utilizados para la servidumbre como un ejercicio de poder para establecer el dominio del sistema patriarcal racista. (Chirix García, 2013, p. 35)

Chirix nos motiva a adoptar un enfoque interseccional mientras analizamos cómo se manifiestan las relaciones de poder en los cuerpos de las mujeres Mayas desde el período colonial hasta el presente. “Las mujeres Mayas no solo son vistas como objetos sexuales, sino también como cuerpos raciales y étnicos” (Chirix García, 2013, p. 41). Como resultado, es crucial comprender el impacto que la violencia racial, de género y sexual tiene sobre las mujeres Mayas en Guatemala, la cual históricamente tiende a ser amplificada en períodos de guerras y conflictos armados. Sin embargo, las múltiples formas de violencia continúan en la actualidad y toman diferentes formas.

La violencia es interseccional, lo que significa que diferentes formas de violencias interactúan y se superponen entre sí. En este caso, las mujeres Mayas han sido históricamente blanco de la violencia colonial, patriarcal y estatal debido a las relaciones desiguales de poder establecidas en el estado guatemalteco desde su nacimiento.

América Latina como región tiene los niveles más altos de violencia contra las mujeres y los feminicidios en el mundo. Guatemala es uno de los principales países con las tasas más altas de violencia contra las mujeres y en feminicidios (Martínez, 2019). Por lo tanto, la violencia contra las mujeres y los feminicidios son parte de los problemas sociales que el estado guatemalteco continúa ignorando. Además, el estado continúa reforzando esta violencia de género a través de su falta de responsabilidad y las altas tasas de impunidad dentro del sistema de justicia, que se extiende a hasta patrones culturales que conducen a la normalización de la violencia contra las mujeres. Sin embargo, me gustaría cerrar esta sección, invocando reflexiones del Dr. Chirix sobre cómo las mujeres indígenas tienen y continúan resistiendo la violencia colonial, racista y patriarcal en Guatemala:

Las mujeres indígenas no hemos sido víctimas pasivas de la dominación de clase, patriarcal y racial. Nuestras ancestras ejercieron su poder enfrentándose continuamente contra los encomenderos, habilitadores, funcionarios ladinos y ejército indígena y ladino. Hemos aportado en distintos espacios sociales, en distintas vertientes. Seguimos cuestionado, hablando, escribiendo, rompiendo el silencio y hacemos propuestas individuales y colectivas para construir una vida sin racismo, sin injusticias y desigualdades. (Chirix García, 2019).

Es evidente que las artistas Mayas que resisten multiples violencias por medio del teatro y las artes escénicas encarnan esta reflexión.

Colaboraciones aventureras

This image has an empty alt attribute; its file name is curanderasyo-2.jpg
Conmovida por Las Curanderas
Esta foto fue tomada la primera vez que conocí a Las Curanderas en su presentación en Xela, julio de 2018. ¡Nunca imagine cómo su actuación cambiaría mi vida!

De izquierda a derecha:: Angélica Telón Rojo, María Telón Rojo, Nathalia H. Ochoa, Rosalinda Chávez, and Medelyn Chávez.


Entonces, dentro de este contexto de violencia extrema y fatalidad política, ¿por qué debemos mirar las artes escénicas? ¿Qué nos cuentan los artistas de performance Maya y Mestiza a través de su trabajo? ¿Y estamos escuchando? Estas son algunas de las preguntas con las que he estado lidiando mientras participo en mi trabajo etnográfico asistiendo a obras de teatro / representaciones y ensayos. También he tenido la oportunidad de entrevistar y pasar tiempo con dos grupos de teatro para comprender mejor sus vidas como artistas, como mujeres y las implicaciones sociales de sus trabajos artísticos.

¿Por qué la fotografía?

Soy consciente de las formas en que la fotografía se ha utilizado históricamente como una herramienta para la colonización, el imperialismo y la representaciones esterotípicas . El fotoperiodista crítico, Teju Cole cuestiona la intención y las consecuencias de la fotografía cuando se trata de documentar la violencia y el sufrimiento de las poblaciones marginadas (Cole, 2019). Basada en estas ideas analíticas de practicas fotoperiodistas, busco alternativas para contar historias de violencia y trauma, desde una perspectiva que no reproduzca la pornografía de la violencia. En cambio, prefiero crea un espacio donde las mujeres Mayas se representen a sí mismas, usando sus propias voces (ya sea a través de las temáticas que abordan por medio del teatro, imágenes, palabras, trabajos escritos, etc.). También me estoy enfocando intencionalmente en los actos cotidianos de resistencia, alegría y curación de las mujeres Mayas para incorporar diferentes perspectivas a las narrativas dominantes de violencia, opresión y sufrimiento en Guatemala.

A veces las imágenes tienen el poder de invocar emociones, pensamientos y narrativas que mueven nuestro espíritu a niveles energéticos más profundos. Esta es una de las razones por las cuales uso la fotografía como medio de comunicación. Es una forma de “ver con el corazón”. Además, el teatro y las artes escénicas tienen esta cualidad efímera. Se ve, se siente y se vive en el momento, entonces, ¿cómo puedo explicar ese momento? Podría escribir con gran detalle al respecto, pero creo que la fotografía inmortaliza breves momentos de un evento que pueden interpretarse como pequeños suspiros de vida. Nos da una pincelada, una idea de lo que se vivió en un determinado espacio y tiempo. Por lo tanto, creo que es importante crear un archivo visual de mujeres artistas Mayas Kaqchikeles, su arte, sus reflexiones, sus teorizaciones y sus vida cotidiana como un referente importante para las generaciones venideras de artistas, académicas y sociedad civil. Es una forma de documentar las contribuciones laborales e intelectuales de las artistas Mayas y Mestizas en Guatemala, la cual es rica, diversa y visionaria. Esto es lo que Diane Taylor llamaría, el archivo y el repertorio (Taylor, 2007).

Aproximadamente desde el 2010, han habido un grupo significativo de mujeres haciendo teatro y performance en Guatemala. Dichas artistas Mayas y Mestizas buscan temáticas relevantes para sus vidas y para la sociedad, como los son las violencias coloniales y patriarcales. Estas múltiples formas de violencia continúan teniendo fuertes restricciones en la sexualidad de las mujeres, en las actitudes racistas hacia las mujeres indígenas y en la contínua perpetración de las divisiones clasistas. Todos estos sistemas de opresión intervienen y han tocado directa o indirectamente la vida de las artistas. Como resultado, sus intervenciones culturales y políticas a través del arte son importantes para analizaren el contexto guatemalteco con el fin de visualizar nuevos caminos relacionales que rompan con estos ciclos de violencia que continúan siendo tan naturalizados.

Los tres grupos de teatro de mujeres Maya Kaqchikeles que se explorarán en este proyecto son: Las Curanderas, Ix Saq’il ik ’y Mujeres Ajkchowen. Primero, me gustaría agradecer a cada una de las integrantes de los grupos queme han regalado su tiempo y han abierto sus corazones a este proyecto, para que podamos soñar juntas y caminar hacia una sociedad menos opresiva. Me encanta esta visión colectiva de un mundo donde las mujeres Mayas y Mestizas puedan vivir una vida libre de violencia.

Las breves descripciones y fotos de cada grupo han sido compiladas en los últimos seis meses donde he creado conexiones y he compartido momentos especiales con cada uno de ellos. Ofrezco una breve reseña histórica, información general sobre el grupo y sus miembros, una breve descripción y análisis de sus obras actuales, y un enlace a sus páginas de Facebook, por sí están interesados en seguir sus noticias y horarios de presentación.

This image has an empty alt attribute; its file name is img_20191124_100541.jpg
Selfie rápida
Esta foto fue tomada en San Juan Comalapa, Chimaltenango el 24 de noviembre de 2019 antes de su presentación en el Festival Ruk’u’x. Está fue la primera vez que Las Curanderas participaron en el Festival Movimiento de Artistas Mayas Ruk’ux. Para más información sobre el festival, haga clic aquí.
En la foto de izquierda a derecha: Angélica Telón Rojo, Rosalinda Chávez, and Medelyn Chávez, Nathalia H. Ochoa and María Telón Rojo.
This image has an empty alt attribute; its file name is img_20190831_172022.jpg
Después del ensayo con Ix Saq’il Ik’

Esta foto fue tomada después del ensayo de Ix Saq’il Ik ‘en San Lucas el sábado por la tarde el 31 de agosto de 2019. Me sentí honrada de verlas ensayar y compartir buenos momentos con el grupo donde llegamos a conocernos mejor. ¡Había tanta alegría, pasión y diversión! (y mucha comida, sí puedo agregar).

En la foto de izquierda a derecha: Ixchel Tuyuc, Berta Chirix, Lisbeth Sirin (arriba) y Nathalia H. Ochoa, Paula Acevedo y Miriam Chacach (abajo).

Denunciando la violencia colonial y patriarcal a través del teatro mientras luchan por la sanación colectiva

Las Curanderas

Sobre el Grupo

Las Curanderas: Teatro para curar el susto y los males sociales es un grupo de mujeres Mayas kaqchikeles de Santa María de Jesús, Sacatepéquez, Guatemala. El grupo está liderado por María Telón, una prolífica actriz de cine y teatro que ha tenido una larga carrera, pero quizás su papel más destacados han sido en la película IXCANUL. El nombre del grupo nace de una conversación entre sus miembros donde teorizaron el arquetipo de la curandera y lo que ella representa. Según Magdalena Morales, artista feminista y administradora del grupo, las Curanderas son mujeres que sanan profundas heridas espirituales o corporales a través de rituales, palabras, plantas medicinales, agua y otros elementos. Desde esta perspectiva, el nombre del grupo está profundamente arraigado en la creencia de que las heridas sociales pueden curarse mediante limpiezas espirituales (limpias). Por lo tanto, sus actuaciones pueden leerse como una oportunidad para la limpia espiritual de una sociedad enferma por múltiples formas de violencia. Esta es una conceptualización profundamente relevante sobre el potencial que tienen las artes escénicas para curar heridas individuales y colectivas.

Este grupo de teatro es el resultado de la iniciativa de María Telón en conjunto con un laboratorio de experimentación teatral facilitado por Magdalena Morales y Víctor Barillas en 2016 patrocinado por la Universidad Landívar con el apoyo de Patricia Orantes, una de las actrices y directoras más reconocidas de Guatemala. El grupo de teatro Las Curanderas busca hablar sobre temáticas relevantes que tocan las experiencias cotidianas de sus miembros, especialmente desde su posición como mujeres Mayas de Kaqchikeles, pero que pueden resonar con un público más amplio. Una de las cosas más mágicas de este grupo es que está formado por madres e hijas. Es un vínculo especial y una tarea de mucha valientía explorar la feminidad y su relación con la violencias coloniales y estatales desde una perspectiva intergeneracional.

Cuando le pregunté a María Telón por qué hacía teatro a pesar de su ocupado horario de trabajo y sus responsabilidades familiares , ella respondió:

“Mire pues, en primer lugar yo quiero darle un mensaje a otras mujeres, Que sí valemos porque al principio cuando yo iba a lugares nunca quería participar de decir que voy a hablar así. Porque a mi me daba pena hablar, pero cuando yo me fui a la obra de teatro fue como sí me abrieran los ojos. Aprendí como valorarme, aprendi a como tener autoestima. Pero todavía hay mujeres que siguen calladas entonces para mí, una obra de teatro es como llevar un mensaje a otras mujeres.” (Personal Interview, 2019)

Con el grupo, hicimos una sesión de fotos en un lugar sagrado de Santa María de Jesús (Jun Ajpu en el idioma Maya Kaqchikel). Exploramos escenas de la obra, pero también conceptualizamos más el nombre del grupo y lo que representa las Curanderas para cada uno de ellas. Algunos temas más amplios que abordamos fueron: el reconocimiento de las heridas para poder sanar, la apertura de nuevos caminos, la ruptura de los ciclos de violencia y el testimonio del tiempo con respecto a la resistencia de todas las mujeres ancestros que son las que dan y mantienen la vida.

Miembros

Actrices: María Telón Rojo, Rosalinda Chávez, Medelyn Chávez, and Angélica Telón Rojo.

Director: Víctor Barillas

Coordinadora de logística: Magdalena Morales

 Fiesta Convite

El grupo de teatro Las Curanderas tiene una obra, Fiesta Convite, dirigida por Víctor Barillas, quien tiene una larga y exitosa carrera en teatro y artes escénicas en Guatemala. Es conocido por su trabajo como director con diferentes grupos de teatro Maya, como Sotz’Il y Mujeres Ajchowen de Sololá. Ha explorado diferentes estéticas Mayas Kaqchikeles a través del teatro, la danza y la música con los grupos con los que ha colaborado.

En general, la obra busca denunciar la violencia racial y de género que las mujeres indígenas viven dentro de la sociedad guatemalteca, por el estado patriarcal y racista y también dentro de sus propias comunidades. La obra teje diferentes historias de violencia ya sea vividas en carne propia o presenciadas por las actrices a través de un proceso de investigación de un año dirigido por la socióloga feminista Magdalena Morales y el director Víctor Barillas. El uso de canciones populares transmite la normalidad de la violencia dentro de nuestras cotidianidades y muestra las formas en que la violencia esta naturalizada desde las relaciones de pareja que aveces escala hasta altos niveles de daño emocional y físico. Sin embargo, Las Curanderas proponen que podemos desaprender patrones violentos, limpiar nuestros corazones y mentes a través de las limpias y sanar las heridas profundas causadas por la violencia. Por lo tanto también podemos limpiar las heridas y aprender a liberarnos de los ciclos de violencia a nivel social y colectivo. Basada en estas ideas, considero que la actuación de Las Curandera se puede leída como una intervención cultural y política que nace de las experiencias y conocimientos de las artistas que surgen por medio de las técnicas de investigación social y teatral de las actrices. La obra está en los idiomas español y kaqchikel.

Siga la página de Facebook de Las Curanderas aquí.

El Brindis

Esta foto es una escena de la obra de teatro “Fiesta Convite” del grupo de teatro Las Curanderas que se presentó en Xela, julio del 2018. Somos testigos de una profunda alegría en la que los personajes hacen un brindis en honor a todas las mujeres que ya no están dispuestas “aguantar” violencia. Salud por todas las mujeres que ya no quieren ser silenciadas y por a las mujeres que alzan sus voces contra de la injusticia y la violencia.
This image has an empty alt attribute; its file name is dsc_0124.jpg
Mujeres Mayas Artistas

Esta foto fue tomada el 7 de septiembre de 2019. Me gusta esta en particular porque muestra a las artistas acompañadas por sus máscaras que también poseen sus propias energías y personalidades. Juntas, dan vida a la obra Fiesta Convite transformando así nuestras vidas.

En esta foto de izquierda a derecha : Medelyn Chávez, Rosalinda Chávez, María Telón Rojo, and Angélica Telón Rojo.


No Se Ve El Golpe

Esta foto es una escena de la obra “Fiesta Convite” del grupo de teatro Las Curanderas que se presentó en Santa Cruz del Quiché el 27 de noviembre del 2019. La obra fue presentada como una de las actividades para conmemorar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer . Esta escena es una poderosa crítica del sistema de justicia en Guatemala, donde los delitos relacionados con la violencia contra las mujeres, que van desde la violencia doméstica hasta los feminicidios, quedan impunes. La excusa siempre es “No se ve el golpe”, como quien dice, el daño no es suficiente para creer que existe la violencia en contra de las mujeres. En la obra, La Curandera mayor responde al policía que sostiene el letrero, “eso es lo que solías decirle a mi madre” para representar las formas en que la impunidad ha afectado históricamente la vida de las mujeres, especialmente las mujeres indígenas y pobres en Guatemala debido al racismo. y clasismo incrustado en el sistema de justicia
This image has an empty alt attribute; its file name is dsc_0208.jpg
Curanderas Abriendo Brechas

Esta foto fue tomada el 7 de septiembre de 2019. Esta es una imagen poderosa porque si miras lo suficientemente cerca, puedes ver a una familia caminando en el fondo. Me hizo pensar en el simbolismo de esta casualidad porque el teatro que hacen Las Curanderas busca eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas. La mayor parte de la violencia sexual, emocional, física y psicológica tiene lugar en el hogar y se extiende a instituciones y estructuras de poder. Todos se entrelazan. El incienso crea una nube de humo que da un efecto misterioso a los personajes. Podría ser interpretado como un estado del subconsciente donde la transformación debe tomar lugar para crea un cambio verdadero. Por ejemplo, la naturalización de la violencia contra las mujeres tiene sus raíces en el nivel subconsciente. Nosotros (como sociedad) todavía estamos luchando por aceptar la violencia de género como “violencia real”, violencia social, política, económica y global.


Fotos del 7 de septiembre de 2019. Estas imágenes representan los personajes de la obra Fiesta Convite. La curandera mayor que denuncia la violencia y cura a los personajes, las tres mujeres adultas que experimentan diferentes formas de violencia, el hombre machista que viola los derechos humanos de las mujeres y el policía que representa el sistema de justicia ciego ante la violencia en contra de las mujeres y la impunidad de estos crímenes en contra de sus cuerpos en Guatemala.

Ix Saq’il Ik’

Sobre el Grupo

El grupo Ix Saq’il Ik ’, que significa mujeres claridad de luna en el idioma Kaqchikel, es un grupo de San Juan Comalapa, Chimaltenango, Guatemala. El grupo comenzó en el 2012 cuando la directora Paula Acevedo contactó a Berta Chirix para explorar los temas encontrados en el libro de la Dra. Emma Chirix Los deseos de nuestros cuerpos. Juntas, formaron un grupo de teatro del cual nació su primera obra, Los tejidos de mi cuerpo. Esta obra tocó temas personales relacionados con la violencia sexual, la sexualidad, el erotismo, la curación y el pensamiento crítico sobre las condiciones de las mujeres en los sistemas patriarcales. Su objetivo principal con esta exploración era trabajar a través de sus propios procesos de curación y al mismo tiempo tener el potencial de resonar con otras mujeres que atraviesan situaciones similares. La directora Paula Acevedo tiene experiencia previa trabajando teatro con mujeres indígenas explorando temas de violencia estatal e íntima, especialmente durante el conflicto armado en Guatemala antes de comenzar a colaborar con Ix Saq’il Ik ’. El grupo prefiere enfocarse en la sexualidad positiva, el goce y el placer de los cuerpos para cambiar narrativas patriarcales en donde solo el sufrimiento puede ser imaginado para las mujeres, especialmente para mujeres Mayas en Guatemala.

Su obra más reciente, Ix Ajmak, también trata temas similares a medida que continúan buscando la denuncia, la transformación y la liberación de las mujeres al encontrar sus propias voces, deseos y visiones para un futuro más equitativo. La actriz, Berta Chirix concluye: “A través del arte, uno puede sanar” (Entrevista personal, 2019). No he podido ver al grupo interpretar la obra Ix Ajmak, pero he asistido a un par de ensayos y he podido pasar tiempo con ellas en sus cotidianidades como mujeres y en ensayos como artistas. Me encanta ver las formas en que se unen a través del teatro y la alegría de su amistad es inspiradora. En esta sesión de fotos exploramos algunas de las escenas de su obra de teatro Ix Ajmak, por lo que todavía estamos pendientes de una mayor colaboración para el próximo año. Espero ansiosamente tener la oportunidad de ver su obra y trabajar más en profundidad para crear un proyecto de fotografía donde se pueda conceptualizar colectivamente la imagen del grupo.

Miembros

Actrices: Miriam Chacach, Berta Chirix, Lisbeth Sirin, Ixchel Tuyuc and Paula Acevedo

Directora: Paula Acevedo

Ix Ajmak

La obra de teatro Ix Ajmak, significa mujer pecadora en Kaqchikel, se inspira en la historia de Ix’ik ’del Popol Vuh, que es una mujer del inframundo. Ella es embarazada por una escupida que proviene del reino de la tierra por accidente. Por lo tanto, es estigmatizada y condenada a ser asesinada por su embarazo. Ella protesta contra estas regulaciones y escapa del inframundo. Se dice que de esta acción nace la humanidad. Ix Saq’il Ik ’ofrece una nueva interpretación de este mito de origen del Popol Vuh, donde las mujeres tienen la agencia y el coraje necesarios para alcanzar su propia liberación. En estas búsquedas encontramos la alegría, el placer y la autonomía corporal. La obra explora las formas en que la violencia se encuentra presente en tradiciones culturales y en interacciones sociales, no solo desde la iglesia católica impuesta por el colonialismo (religión), sino también desde la cosmología Maya y sus historias de origen sagrado. Es una posición rebelde y valiente de parte de este grupo de teatro abordar la cultura Maya sin idealizar las relaciones de género. Las integrantes del grupo cuentan que pasaron por un proceso de autoexploración e investigación social para determinar los temas que querían abordar dentro de la obra, como las prácticas culturales que infligen sentimientos de culpa, vergüenza y dolor en el ser propio. La idea general es pasar de la opresión internalizada por tantos años de indoctrinación patriarcal y colonial a la auto-liberación por medio del placer, la sanación y alegría. La obra está en el idioma Kaqchikel.

Siga la página de Facebook de Ix Saq’il Ik’ aquí

This image has an empty alt attribute; its file name is dsc0794.jpg
Ix Saq’il Ik’

El grupo Ix Saq’il Ik’ después de su ensayo el 21 de octubre de 2019. Se estaban preparando para viajar a la ciudad de Nueva York para formar parte del Proyecto de Mujeres Troyanas. Fue una mañana llena de trabajo y risas. Esta foto es tan hermosa porque se puede ver y sentir la unidad y armonía del grupo. De izquierda a derecha: Miriam Chacach, Paula Acevedo, Lisbeth Sirin, Berta Chirix e Ixchel Tuyuc.
This image has an empty alt attribute; its file name is dsc0665.jpg
Ix Ajmak (Mujer pecadora)

Foto tomada el 21 de octubre de 2019. Esta foto nos da una idea general de la obra Ix Ajmak donde encontramos a los personajes reunidos en un grupo. Ix’Ik ‘como el personaje principal, la mujer que se enfrenta al inframundo (Xibalba) por su propia liberación, los señores de Xibalba que representan los valores patriarcales que oprimen a las mujeres y quieren mantener prácticas tradicionales donde la sexualidad de las mujeres es controlada y percibida como territorio para ser tomado, protegido y explotado. La suegra que representa cómo las mujeres también son cómplices de mantener el patriarcado al reforzar los comportamientos violentos y perjudiciales entre ellas mismas. Finalmente, tenemos a Ixchel Tuyuc con el tambor, ella es una artista talentosa que actúa y toca la varios instrumentos musicales para dar vida a esta historia en el escenario.
This image has an empty alt attribute; its file name is dsc0740.jpg
Renacer

Foto tomada el 21 de octubre de 2019. Esta escena representa el renacimiento de toda la humanidad en la historia de origen del Popol Vuh. Sin embargo, según la directora, Paula Acevedo, en la obra de teatro Ix Ajmak, representa el renacimiento de todas las mujeres que finalmente se liberan las diferentes formas de opresión, vergüenzas y culpas. Solo hay espacio para el placer, la alegría y la liberación en este renacimiento colectivo.

Fotos tomadas el 21 de octubre de 2019. Estas imágenes son un breve resumen de la obra de teatro Ix Ajmak. Tenemos la Madre Luna que representa la energía divina femenina que guía y proporciona fuerza a Ix’Ik ‘a través de sus tribulaciones. La suegra que presenta diferentes obstáculos para Ix’Ik ‘. Reproduce patrones patriarcales, pero al final transforma su comportamiento y se convierte en una fuente de apoyo. Los búhos, que son los mensajeros del inframundo en la cosmología Maya, ayudan a Ix’Ik ‘en su aventura. Los tamboristas, que usan la comedia para explicar las reglas del inframundo, donde la alegría y el placer están prohibidos, especialmente para las mujeres. Finalmente, tenemos otra escena del renacimiento de la mujer, libre de vergüenza y culpa.

Mujeres Ajchowen

Sobre el Grupo

El grupo de teatro Mujeres Ajchowen (Mujeres Artistas) es un grupo de mujeres mayas de El Tablón Sololá. El grupo nació en el 2011 como un proyecto apoyado por la Cooperación Alemana para el Desarrollo en Guatemala con la idea de promover el teatro y las artes escénicas de las mujeres Mayas. El proyecto comenzó con 15 mujeres con edades entre 15 y 32 años, y fue dirigido por Clara Sen Sipac. Sin embargo, actualmente hay cinco integrantes en la obra actual llamada Ximonïk, lo cual significa atadura/s en el idioma Maya Kaqchikel. Mujeres Ajchowen buscan promover y mostrar sus habilidades como artistas mayas, reclamar sus derechos humanos como mujeres y, a través de las enseñanzas de los ancestros, construir la paz y la armonía en sus comunidades. También han pasado por un proceso de auto-exploración e investigación social para comprender mejor la condición de las mujeres mayas en sus comunidades a fin de expresarse y sanar de las diferentes restricciones impuestas por los sistemas coloniales y patriarcales que siguen vivos en Guatemala. Las artistas incorporan, baile y movimiento para transmitir la narrativa de la obra. El diálogo en la obra es en español.


Tuve la oportunidad de ver la obra Ximonïk de Mujeres Ajchowen en Rabinal, Baja Verapaz el 20 de septiembre del 2019. Fueron invitadas por la organización ADIVIMA (Asociación para el Desarrollo Integral de Víctimas de Violencia en Verapaces). Esta presentación fue muy simbólica y poderosa, especialmente sí consideramos la historia reciente de Rabinal, un lugar muy afectado por la violencia del conflicto armado en Guatemala, donde la violencia sexual contra las mujeres Mayas Achi fue muy dura. Después de la actuación, hubo una discusión dinámica donde pudimos escuchar a las artistas sobre sus procesos y el mensaje de la obra, pero también público participó y escuchamos las reflexiones varios jóvenes estudiantes. El público recibió el mensaje sobre cómo nos afectan los roles de género cuando son muy restringidos y arraigados a las idealess coloniales y patriarcales que nos obligan a aceptar patrones de dominación y violencia, especialmente a las mujeres. Sin embargo, el conocimiento propio y colectivo puede ayudarnos a desatar y romper estos ciclos de violencia. Estos ciclos tóxico y violentos s han sido indoctrinados en nuestras vidas desde el período colonial a través de creencias culturales, religiosas y dinámicas de poder desiguales. Todavía no he podido colaborar completamente con este grupo, pero trabajaremos juntas en enero para explorar más quiénes son Mujeres Ajchowen como grupo de teatro a través de talleres de fotografía, escritura colectiva y teoría de género y feminismos. Las imágenes presentadas aquí son de su actuación en Rabinal el 20 de septiembre de 2019, y es muy significativa porque tambieén fue la primera vez que pude ver la obra Ximonïk y contactarme con ellas, lo cual me emociona mucho porque yo solo las conocí virtualmente y por lo que había leido y escuchado sobre el grupo.

Miembros

Actrices: Mercedes García, Clara Sen Sipac, Jessica Tumax, and Hilda Gabriela Zabala Yac

Directores: Víctor Barillas and César Guarcax

Ximonïk

La obra Ximonïk, que significa Atadura, en el idioma Maya Kaqchikel explora las diferentes formas en que podemos estar atados por dogmas religiosos, expectativas culturales y dinámicas sociales, especialmente los roles de género. La obra comienza con las energías de los nahuales bailando, corriendo y saltando libremente hasta que la iglesia católica se impone a través del proceso de colonización. La dominación, la persecución y la violencia reinan bajo este régimen obligando a que la gloria de cada energía se oculte bajo unas máscaras de ovejas. La obra termina con las energías de los nahuales /mujeres que comen de la manzana del conocimiento. Esta acción, determina la lucha por su propia libertad para reclamar su poder como mujeres Mayas. La narrativa de esta obra combina hechos históricos relevantes sobre las intersecciones del colonialismo, la religión y el patriarcado como la raíz de las ataduras que han afectado a las mujeres históricamente por siglos. Este es el origen de las opresiones internalizadas que se centran en gran medida en las experiencias de las mujeres donde se encuentran sentimientos de sumisión, inferioridad, obediencia ciega, vergüenza y culpa. En este contexto, la liberación de las mujeres Mayas se convierte en una representación de la liberación de todos.

Siga la página de Facebook de Mujeres Ajchowen aquí

This image has an empty alt attribute; its file name is dsc0333.jpg
La Gloria de los Nahales

Mujeres Ajchowen en la obra Iximonïk en Rabinal, Alta Verapaz, el 20 de septiembre de 2019. Las tres poderosas energías de los Nahuales del Ix (tigre), B’atz (Mono) y la serpiente que en este contexto representa el tejido de los y las ancestros/as. Al principio de la obra, bailan, corren y saltan llenas de alegría que representan la riqueza y el poderío de la cultura maya antes del proceso de colonización.
This image has an empty alt attribute; its file name is dsc0163.jpg
Colonización: La Espada de Plata

Mujeres Ajchowen en la obra Iximonïk en Rabinal, Alta Verapaz, el 20 de septiembre de 2019. Esta escena representa la violencia simbólica y física que la colonización impuso a los pueblos indígenas en las Américas principalmente a través de la religión.
This image has an empty alt attribute; its file name is dsc0210.jpg
The sheep

Mujeres Ajchowen performing Iximonïk in Rabinal, Alta Verapaz on September 20th, 2019. The glory and particularity of each energy is limited or rather suppressed by the sheep head in this image. This scene is one of the most powerful ones in the play Ximonïk because it provides a visual and visceral representation on how colonialism, racism, and sexims operate within the colonial and patriarchal systems imposed by the Catholic church during the conquest of the Americas. This is especially still relevant to some Maya and Mestiza women who still live under this colonial power structures.
This image has an empty alt attribute; its file name is dsc0290.jpg
Resistance and Resilience

Mujeres Ajchowen en la obra Iximonïk en Rabinal, Alta Verapaz, el 20 de septiembre de 2019. En esta escena, las poderosas energías de los Nahuales recuperan su fuerza y ​​luchan contra el poder colonial en la uniendo fuerzas. Son capaces de derrotarlo y liberarse honrando a sus ancenstros/as, tradición y cultura departiendo de la cosmovisión Maya. Así se muestran llenos de conocimiento, vida y gloria una vez más.

Mujeres Ajchowen es su interpretación de Ximonïk en Rabinal, Alta Verapaz, el 20 de septiembre de 2019. Estas imágenes son un vistazo de su actuación, y están en orden contando la historia. Tres poderosas energías nahuales sometidas por la colonización a través de la violencia y la religión luchan por mantener el conocimiento, el poder y la cultura de sus antepasados. En el proceso de resistencia, pueden recuperar su antigua gloria y derrotar al señor colonial representado por el sacerdote de la iglesia católica con la espada de plata. Las tres poderosas energías pueden liberarse de las máscaras de ovejas que representan las diferentes formas de ser atados por creencias religiosas y culturales de inferioridad, vergüenza y culpa impuestas por los procesos de colonización.

Reflexiones Preliminares

A medida que sigo realizando investigación en Guatemala, sigo aprendiendo de diferentes formas. Me gustaría compartirles algunas breves reflexiones que se me ocurrieron después de pasar tiempo con los grupos de teatro que hemos conocido en esta nota. Tuve el privilegio de pasar tiempo con ellas, de ver sus actuaciones, asistir a sus ensayos y entrevistarlas un poco sobre sus experiencias con el teatro y las artes escénicas. Me falta profundizar en esta investigación pero sigo trabajando en ello, así que no espere conclusiones, sino que tome las pocas reflexiones que ofrezco a continuación.

  • El trabajo de las mujeres artistas de Maya Kaqchikel es mágico, poderoso e importante de aprender como sociedad civil, como académicas y como artistas.
  • Los tres grupos de teatro presentados en esta publicación tienen intereses temáticos comunes, como la violencia contra la mujer, la colonización y la sanación colectiva.
  • El trabajo artístico de estos grupos demuestra ser completamente intencional, socialmente relevante y político. Las temáticas que abordan son relevantes al contexto social de guatemalteco. Por lo tanto, su trabajo y sus formas artísticas no deberían reducirse al “folklor” de Guatemala sino más bien reconocerlas como propuestas artísticas profundamente arraigadas a la experiencia personal de las artistas y las historias de resistencias de los pueblos indigenas en este país.
  • Estamos presenciando un momento histórico e importante en el movimiento artístico de Guatemala, y las mujeres Mayas están desempeñando un papel pionero en él. Agradezcamos, honremos y apoyemos.
  • El teatro y las artes escénicas tienen el potencial de transformar los comportamientos sociales, romper ciclos de violencia y ayudarnos a sanar colectivamente de heridas profundas como la violencia colonial y estatal de las cuales todos hemos estado sujetos, ya sea directa o indirectamente.
  • A medida que sigo la linea de este trabajo, me pregunto: ¿Qué nos ofrecer el arquetipo de la Curandera en este contexto donde las mujeres Mayas y Mestizas están como aliadas haciendo teatro como una herramienta / plataforma hacia la sanación colectiva?

Agradecimientos:

Un agradecimiento especial a Magdalena Morales por todo su apoyo. Por enseñarme sobre el contenido y la forma del teatro, por conducir por toda Guatemala para aprender sobre el trabajo teatral de diferentes grupos y por presentarme a todas sus redes de artistas y feministas. Gracias Víctor Barillas por nuestras conversaciones y por tu brillante trabajo. Sigo aprendiendo de ambos.

Gracias a los grupos de teatro Las Curanderas, Ix Saq’il Ik ‘y Mujeres Ajchowen por aceptar estas colaboraciones y por sus amistades. Admiro profundamente su trabajo artístico, y aprecio a cada una de ustedes como aliadas y amigas. Espero que esta breve nota haga justicia a lo que hemos estado compartiendo durante los últimos meses.

Gracias a la Universidad de Texas-Austin LLILAS-Benson por creer en mi trabajo académico.

Gracias a Texas A&M University Center on Conflict and Development por apoyar este trabajo y permitirme incorporar mi pasión por la fotografía a través de Student Media Grant.

Gracias a mi asesora académica, Dr. Gloria González-Lopéz, por guiarme y apoyarme en todas las etapas de este viaje.

Gracias a la Dra. Emma Chirix por todo su apoyo y por nutrir mi camino académico y siempre empujarme a ser más crítica sobre estos procesos.

Thank you to my family, friends and anyone who takes the time to read this blog. I hope you are moved in some ways become curious and inspired.

Gracias a mi familia, amigas/os/es y a cualquiera de ustedes que se tome el tiempo de leer este blog. Espero que te conmuevan de alguna manera, te provoque curiosidad, inspiración o algo parecido.

Espero que así, podamos caminar junatas/os/es

Espero que así, podamos transformar el dolor en conocimiento y alegrías

Espero que así, podamos romper ciclos de violencias

Para que así, podamos sanar en unidad colectiva


Nota: Los derechos de autor de todas las imágenes y textos son del autor (Nathalia Hernández Ochoa). Solicite permiso y contextualize el trabajo si desea utilizar alguno de estos contenidos.

Referencias:

Azacúan. Grupo de Mujeres Ajchowen. Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=GqlvPNXbbo8

Chirix García, Emma. La perpetuación del colonialism y la Resistencia de los pueblos y de las mujeres mayas. Divergencia Colextiva: http://www.divergenciacolectiva.org/la-perpetuacion-del-colonialismo-la-resistencia-de-los-pueblos-y-de-las-mujeres-mayas-ensayo-por-emma-chirix/

Chirix García, E. D. (2013). Cuerpos, poderes y políticas: mujeres mayas en un internado Católico = Ch’akulal, chuq’aib’il chuqa b’anobäl : Mayab’ ixoqi’ chi ru pam jun kaxlan tz’apatäl tijonïk.

Comisión para el Esclarecimiento Histórico (Guatemala) (Ed.). (2004). Conclusiones y recomendaciones: Guatemala memoria del silencio (1. ed). Colonia Centro América, Guatemala, Guatemala: F & G Editores.

Cole, T. (2019, February 06). When the Camera Was a Weapon of Imperialism. (And When It Still Is.). The New York Times Magazine. Retrieved April 13, 2019, from https://www.nytimes.com/2019/02/06/magazine/when-the-camera-was-a-weapon-of-imperialism-and-when-it-still-is.html

Franco, J. (2007). Rape: A Weapon of War. Social Text, 25(2 91), 23–37. https://doi.org/10.1215/01642472-2006-025

Naján Balán, Norma. Compañía de teatro en Guatemala usa arte escénico como plataforma para abordar cuestiones de género. Global Press Journal: https://globalpressjournal.com/americas/guatemala/female-theater-troupe-guatemala-drama-platform-gender-issues/es/

Taylor, Diana. The Archive and the Repertoire: Performing Cultural Memory in the Americas. Durham: Duke Univ. Press, 2007.

This blog explores my personal journey as a researcher by engaging through visual ethnography, storytelling and poetry. This content center's Maya Kaqchikel women's theater work and healing practices as a tool for personal and collective transformation. / Este blog explora prácticas personales de reflexión por medio de la etnografía visual, la narración de historias y la poesía. Este contenido se centra en el trabajo teatral y las prácticas de sanación de las mujeres Mayas Kaqchikeles como herramientas para la transformación personal y colectiva.

%d bloggers like this: