Luna llena en cáncer: volviendo al punto de partida, viviendo como feminista

Text in English Here

La luna llena en Cáncer fue el 29 de diciembre y me hizo sentir mucha nostalgia. El año empezó con una luna llena en Cáncer, y terminó de la misma forma. Muchas de las astrologas que sigo en las redes recomendaban que nos hiciéramos la siguiente pregunta ¿Qué has logrado este año? Pero yo cambiaría la pregunta a ¿Qué has comprendido este año?

El punto de estas preguntas no es hacer una lista de logros o metas alcanzadas, sino más bien, hacer conciencia sobre aquello a lo cuál le damos importancia en nuestra vida. ¿Cuáles son nuestras prioridades? ¿Qué queremos imaginar y construir? ¿A quienes amamos y cuidamos? ¿Cómo nos relacionamos unos con otros y cómo conectamos? En fin, con humildad y sinceridad pienso que todes logramos mucho si estamos económicamente estables, sanes y vives.

Yo soy hija de la Luna en más de un sentido. Sentir profundamente ha sido parte de mi vida, para bien o para mal. Por lo cual empecé a pensar, ¿Dónde estaba y que estaba haciendo en estas fechas el año pasado? Y ¿Qué he comprendido en los ultimos año?

El 2019 fue un año muy enriquecedor para mí. Tuve la oportunidad de vivir en Antigua, Guatemala, trabajar, hablar, aprender y bailar con mujeres Mayas y Mestizas a quienes admiro. En diciembre, me aventé ir a México, por primera vez en mi vida! Decidí regalarme esta experiencia, ¿pero saben cual era la motivación más grande? El sueño de ser parte del Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan organizado por las comunidades Zapatistas en Chiapas, México. El evento se realizó los días 26, 27, 28 y 29 de diciembre, 2019.

¿Qué les puedo decir sobre esta experiencia? Primero, nunca había acampado en mi vida, no tenia ni bolsa de dormir, ni carpa para acampar. No conocía a nadie y sólo mi amiga Polaca, Ola, decidió acompañarme en esta aventura porque no quería pasar la navidad sola. No sabía que esperar pero sí sabia que yo tenía muchas ganas de estar ahí.

No me pregunten cómo, pero en ese viaje termine haciendo nuevas amistades y reencontrándome con otras que no veía hace mucho tiempo. Dormí por tres días en las comunidades Caracol de las compañeras Zapatistas, bien cuidada, calientita y bien alimentada. En la carpa eramos cinco mujeres adultas, Una Argentina, dos de Nueva Zelanda, una Polaca y una Salvadoreña. Viendo las estrellas antes de ir a dormir, llenas de risas y con ganas de hacer pipí pero sin querer salir al baño por el frío.

Fue una experiencia mágica que me demostró la riqueza de vivir los feminismos. Conocer a mujeres que venían de diferentes partes del mundo con sus propias vivencias de violencia patriarcal, racista, clasista y sexual. A pesar de todo esto, mujeres creadoras y actoras de cambios sociales, culturales y políticos. Mujeres sanadoras.

Recuerdo que habían designado un día para las denuncias en la cuál las participantes podían tomar el micrófono y denunciar sus experiencias de violencia e injusticias. Un día no fue suficiente, se extendió un día completo más y las denuncias no paraban. Muchas compañeras me comentaban, no puedo creer que hayan tantas denuncias, tan fuertes, que duelan tanto.

Que duelen tanto, sí. Historias de violencia sexual dentro de la misma familia. Acoso sexual en el trabajo. Feminicidios dejados en la impunidad. Estás eran las denuncias más comunes, pero no las únicas.

Muchas compañeras con lágrimas, sorprendidas, consternadas e indignadas. Una de ellas me preguntó ¿Cómo te sentís con todo esto?

Y yo le contesté, “pues yo vivo en un estado de indignación, eso es vivir como feminista para mí.” No me sorprende que hay tantos testimonios. de violencia de género, especificamente, en contra de las mujeres. Llevo años viviendo, leyendo y presenciando la violencia patriarcal y sus intersecciones.

Así, llego la pregunta clave. “¿Y sí esto es lo que estudías, cómo haces para ser tan positiva y feliz en la vida?

Y ahí me cayó el veinte. Los feminismos son mi vida. Erradicar la violencia en contra de las mujeres es más que un campo de estudio, es una lucha personal, política. Es un propósito de vida. Una lucha de amor propio y colectivo. Una forma de sanar heridas generacionales.

En su libro, Living a Feminist Life (Viviendo una vida feminista), Sara Ahmed pregunta: ¿Dónde fue que encontramos los feminismos ó fueron los feminismos que nos encontraron a nosotras?

Este Diciembre del 2020, un año lleno de cambios, con una pandemia global donde las violencias en contra de las mujeres y otras personas sexualizadas, racializadas, y marginalizadas no pausaron… sino que, al contrario, se expresaron de formas aún más evidentes. Un año lleno de duelos, dónde todos fuimos forzados a vernos por dentro, entender qué tiene valor en esta vida y a ver sin tantas máscaras las falaces de los sistemas económicos, sociales y políticos en los que hemos sido forzados a vivir.

Ahora más que nunca me doy cuenta que vivir una vida feminista ha sido el regalo más valioso que ha acompañado mi caminar. Gracias a los feminismos he podido sentir y practicar valores como la solidaridad, el respeto, la empatía, la humildad, el amor, pero sobre todo, la gratitud. La gratitud de ser parte de un movimiento global que busca la liberación de todas, todos y todes.

En este año nuevo, yo espero que haya un efecto del Fénix colectivo, que de las cenizas, renazca un fuego de cambio. Que podamos transformar opresión en liberación. Miedo en amor. Tanto llanto y duelo en alegría solidaria.

Gracias a las compañeras Zapatistas, Feministas, Artistas, Académicas, Activistas, Brujas y Curanderas por ser las mejores maestras, aliadas y hermanas.

Que sigamos transformando, trabajando y encontrándonos. Que sigamos empuñando nuestras armas de lucha, nuestras escobas para limpiar este mundo tan empolvado, contaminado, explotado y maltratado por el patriarcado en todas sus manifestaciones tóxicas.

Que cambie todo y que sigamos construyendo, transformando y enriqueciendo los feminismos. En fin, que sigamos viviendo los feminismos.

Imagenes del Segundo Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan

Chiapas, Mexico, December, 2019.

Bibliografía

Ahmed, Sara. Living a feminist life. Duke University Press, 2016.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s